Veredicto

Se te acusa de arañar con la mirada,
de robarme el norte, de allanar mis sueños,
de impactar  en mi pupila cada mañana,
de escapar con ese corazón del que soy dueño.

De pillar a los peatones de tus curvas peligrosas,
causando la ebriedad, abriendo heridas.
Te acuso por tu forma de querer tan caprichosa
con premeditación, nocturnidad y alevosía.

Presento cargos: tu morir que sea de pena.
Faltan pruebas, y el fiscal,
enamorado hasta las venas.

Reserven la suite del correccional,
posible reincidente si anda suelta
visita los juzgados de lo sentimental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s