¿Por qué estudio Ingeniería?

Siempre he creído en el progreso. Creo en el insaciable afán del hombre de dar respuesta a aquellas preguntas que se plantea, en solucionar sus problemas, y en dejar su huella en eso que los libros llaman historia. Creo también que la curiosidad es el motor de este progreso, ligado a la necesidad de vivir en mejores condiciones, haciendo la vida algo más sencilla a uno mismo, a los suyos, y a la sociedad en general.

El día 19 de Marzo se celebra San José, que además de ser el día del padre, es también el día de los Ingenieros (San Pepe para los amigos). Escribo la palabra Ingeniero en mayúscula, en primer lugar, por el cariño que le tengo a esta humilde profesión y, en segundo lugar, como un pequeño reconocimiento a lo que son, y a lo que consiguen hacer del resto de cosas.

shutterstock_205963318-copia

No sé lo que es ser ingeniero, más que nada porque a día de hoy no soy más que un estudiante. Lo que si que sé es por qué quiero serlo.

Estudiar ingeniería te ayuda a solucionar problemas, sin tener necesariamente unas pautas que seguir. No siempre habrá en tu vida alguien que pueda guiarte por donde vas. Te equivocarás una vez, y otra, y probablemente unas 20 veces más hasta alcanzar el resultado. Podrás dedicar una vida a resolver un problema cuando lo importante es todo lo que descubriste mientras tanto. Aprenderás del fracaso y celebrarás tus victorias. Aprenderás a valorar lo pequeño: los pequeños aciertos, los pequeños descubrimientos, y por encima de todo, los “5.00” en un examen.

Estudiar ingeniería te forma como ciudadano. Aprenderás mucho y de muchas áreas, no sólo científicas. Aprenderás a estar a cargo de un grupo de personas que probablemente no piensen como tu, aprenderás a ceder cuando hace falta, y también, que los errores pueden pasar factura (o llevarte al juzgado, como dice un profesor mío). Descubrirás que no siempre podrás hacer las cosas tu sólo, tendrás que pedir ayuda, y entonces agradecerás la labor de tantos antes que tú. Te ayudará a ser crítico con los resultados, a ser cuidadoso y a ser paciente (de dedicar días y días hasta que resuelves un ejercicio lo acabarás siendo). Olvida lo que te digan: vida social tendrás, y mucha si te organizas bien. No todo son números y planos, porque a veces las grandes ideas aparecen con amigos y una cerveza bien fría.

Estudiar ingeniería te ayuda a colaborar con la sociedad, a la vez que conoces lo que te rodea. ¿Tienes una idea? La plasmas en un papel, realizas un proyecto y la pones en práctica. ¿Se requiere tiempo y esfuerzo? Pues si, y mucho. Pero eso no importa cuando sabes que lo que haces puede ayudar a mucha gente. Somos inquietos por naturaleza y eso es maravilloso, porque de lo contrario seguiríamos en la edad de piedra.

Pero no, queríamos mejorar las cosas. El progreso ha llevado a veces paradójicamente, a la destrucción. El desarrollo del armamento, las guerras, los ataques informáticos, las bombas atómicas o las armas químicas. Pero no podemos olvidar que, muy a pesar de todo lo malo que nos haya podido dar, también nos ha regalado un bienestar que hace siglos no teníamos ni de cerca. Tenemos rascacielos que surcan el firmamento, coches al alcance de muchos, aviones que dan la vuelta al mundo en horas. Tenemos Internet, libros digitales, podemos escuchar a la Filarmónica de Viena con un par de auriculares. Tenemos trenes de alta velocidad, tenemos robots de cocina, tenemos tequieros que llegan en décimas de segundo, y tenemos rincones como este donde podemos opinar libremente (y espero que siga siendo así).

Por último, creo que es importante no olvidar nunca una cosa. Si utilizamos la técnica sólo al servicio de los propios intereses, veremos que nuestras ideas no llegan a ningún sitio. Decía Alejandro Dumas que “El orgullo de quienes no pueden edificar es destruir”. Es básico que colaboremos entre nosotros. Estoy convencido que los grandes técnicos y científicos de hoy no serían nada sin tantas horas y horas que pasaron a luz de vela sus antepasados.

Espero que después de esto más de uno se anime a seguir este camino que hace no mucho tuve el privilegio de comenzar. Porque mientras más duro es el camino más grandiosa es la meta.

Por esto y mucho más, estudio Ingeniería.

Para el optimista, el vaso está medio lleno. Para el pesimista, el vaso está medio vacío. Para el ingeniero, el vaso es el doble de grande de lo que debería ser.

Anónimo

Imagen sacada de http://www.utel.edu.mx

Anuncios

3 comentarios en “¿Por qué estudio Ingeniería?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s