Esta entrada va a salir mal

No os prometo nada, lo siento. Tengo la certeza de que desde este momento hasta el momento en que termine de escribir, algo malo sucederá. Ya lo dijo Murphy mucho antes que yo: “si algo puede salir mal, saldrá mal”. Me gustaría que fuese de otra manera, pero no siempre las cosas suceden como nos gustaría.

Es más, la mala suerte a veces deja entrever su complejo de parásito, destinado a ocupar tantas y tantas partes de nuestra vida. Más de una vez nos gustaría haber nacido en otro lugar, con otra familia, con otro aspecto, más listos, o incluso más tontos. Más fuertes o más despreocupados, más atentos o más creativos. Cosas que, igual que tantos golpes de infortunio, son incontrolables.

Pero no es así, y nos damos cuenta de ello siendo bien pequeños, al tropezarnos y caer en un charco, o cuando la pelota se cuela una y otra vez. Nos guste o no, estos golpes de mala suerte suelen ser algo más que una tostada que cae por el lado de la mantequilla o un paraguas que llevamos encima sólo cuando llueve. Mi abuela decía aquello de “nos ha mirado un tuerto” cuando venían malos momentos.

A pesar de todo, Murphy nunca nos dijo que la mala suerte fuera algo malo. Es bien sabido que un pájaro, si vuela, es porque ofrece resistencia al aire. ¿Suena raro, no? Pero es así. Con el tiempo me he dado cuenta que no hay otra forma de disfrutar de la vida que enfrentarse a aquello que nos la quita. He aprendido que la mayor escuela es la de la adversidad, cuando algo te supera y no te queda más remedio que buscar el lado bueno  de cada cosa, y tratar de afrontar lo que se te viene encima.

No es fácil eso de “atreverse a vivir”, pero desde luego que merece la pena. Tomas el camino como una carrera de obstáculos y al final, de tanto correr, llegas a tiempo de coger la tostada antes  de que caiga al suelo. Vivir sin preocupaciones no sale rentable. Primero, porque no aprenderíamos nada, y segundo, porque sería un verdadero aburrimiento.Suena divertido eso de arriesgar y suena mucho más apasionante eso de hacer de la mala suerte (o aquello que nosotros llamamos así) un aliado perfecto.

Dicen que si algo puede salir mal, saldrá. Y es así, porque lo bueno de verdad no sale, se queda. 

 

Anuncios

9 comentarios en “Esta entrada va a salir mal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s