Año de nieves, año de “¿vienes?”

Hay momentos en mi vida en que me apagaría por un rato. Pediría jubilación anticipada, aunque fuera por unos segundos y me retiraría a aquellos lugares donde nunca pasa nada. Liquidaría mis cuentas, por no ajustarlas con nadie y os dejaría un teléfono de contacto, de esos que se hacen con seis cuerdas y dos vasos de licor barato. El invierno arrecia en cualquier estación mientras ves pasar trenes que no llevan tu nombre. La indiferencia, el miedo, la incertidumbre y el dolor me desgastan mientras sigo luchando contra el desastre.

Hay momentos en mi vida en que pararía. Para ver lo que tengo y lo que soy, lo que quiero y a donde no llego. Charlar un rato con ese pasado tan poco pasajero y ese presente que se presenta como un impresentable. También me gustaría hablar con mi futuro, ese que tanto me aterra en ocasiones. Pero, por lo visto me va a ser imposible. Dice mi secretaria que ha hablado con él y que aún está por venir.

Recuerdo esos días en el vientre materno. Esas siestas de meses y meses bajo un calor caribeño. Buffet libre, seguridad privada y todos los gastos pagados. El recepcionista del hotel me hablaba de aquello que llamaban Vida y a donde, por lo visto, viajaría al dejar aquel paraje. Hablaba con demasiado entusiasmo para no haberlo podido ver con sus ojos. Me dijo que viviría aventuras apasionantes, conocería a todo tipo de personas y visitaría lugares inimaginables.

Tengo que reconocer que aquel entusiasmado recepcionista no se había equivocado. Vivir es una locura, desde que te despiertas hasta que te acuestas. Lo que sucede, y eso no lo sabía nuestro amigo, es que no todo es tan apasionante. A veces es invierno en el paraíso y se nota. A veces estallaríamos por cambiar las cosas. Porque vivir agota en ocasiones y esas veces olvidamos lo pasado y lo que queda. Vemos el mundo en nuestra contra y todas las veletas conspiran contra el viento. El tiempo pasa a nuestro lado y nos derrota, al menos por un momento. Entonces recuerdo al recepcionista y le increpo todas sus mentiras, y eso de que vivir era maravilloso. Sigue el invierno, sigue nevando.

Nadie sabe porqué pero, es en medio de aquella nieve donde nos encontramos. No es, sino entonces cuando apreciamos lo que tuvimos, y nace nuestra ilusión por lo que queda por llegar. No es, sino en el invierno, cuando la vida se ocupa de demostrarte que aquello que rezaba el anuncio era real.

Y cuando me encuentro a mi, te encuentro a ti. Estabas siempre, pero yo no estaba. Entre tanta nieve apareces, rompes el hielo, fundes el agua y me elevas. Hace falta que haga frío para sentir el calor del otro. Hace falta rozar la escarcha para apreciar el fuego.

Hace falta algo de invierno para sentir tu calor. ¿Vienes?

frost-1151751_1920

 

Anuncios

10 comentarios en “Año de nieves, año de “¿vienes?”

  1. Ese recepcionista nos timo a todos. Yo también pararía el tiempo, para verme desde fuera, y decirme un par de cositas, ya que parece que solo sé hablarle a los demás y luego equivocarme una vez tras otra con mis decisiones. En fin, has escrito esto justo cuando me siento así. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por tu comentario. A ver, tampoco es cuestión de echarle las culpas al pobre. Él sólo sabía lo poco que le habían contado por medio del cordón umbilical y claro, se entusiasmó. Suerte que al final no se equivocara tanto, aunque no nos lo creamos. Saludos!

      Me gusta

    1. Muchas gracias por comentar. Es así, desde luego. Ya sabes eso de que, cuando un ordenador no funciona, suele funcionar eso de apagar y encender, que parece una tontería pero puede solucionar el problema. Pues lo mismo. Saludos!

      Le gusta a 1 persona

  2. Aquí estamos muriendo de frío, así que tu entrada no podía caber más justo 😉
    “Hace falta que haga frío para sentir el calor del otro. Hace falta rozar la escarcha para apreciar el fuego.”. Hermosas imágenes que dicen tanto… (yo soy como el recepcionista; no me leas. Jaja).
    Abrazos infinitos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s